Inversión y economías emergentes

Sin duda una de las cosas que más nos llama la atención una economía emergente es su elevada expectativa de crecimiento económico, lo que nos hace apostar en su inclusión dentro de los destinos favoritos de inversión. Países como China, Brasil, México, Polonia, entre otros, se han convertido sin duda en un escenario ideal para aquellos que desean invertir.

Aunque está claro que no todos ellos funcionan igual y que las expectativas y políticas de inversión varían de un país a otro, siempre suelen ser clasificados por tres regiones principales. La primera de ellas representada por los países emergentes de Europa, ya les mencioné Polonia, pero no podemos dejar atrás todos los que formaban parte de la antigua URSS. Esta región presenta un crecimiento menor y por lo tanto actualmente parece “menos atractiva”.

En segundo lugar tenemos a Latino América, sin duda un destino que históricamente resulta atractivo, pero que lamentablemente por diversos motivos tampoco ha tenido el crecimiento esperado y países como Brasil nos sorprenden con cifras poco alentadoras.

Por último tenemos la región de Asia, grupo al que llamamos los emergentes asiáticos y que este 2015 parece ser la mejor apuesta, esto gracias a su sistema de “fondos de inversión”. Entre los que podemos destacar Sabadell Asia Emergente, Eurovalor Asia y FonCaixa B. S. Asia Est. Como los fondos de mayor rentabilidad anual (mayor al 20%).

De todas formas, les dejo el siguiente link con consejos para este 2015.

Año nuevo, economía nueva

Este nuevo año trae nuevas expectativas, la economía mundial se ve afectada por la baja del precio del crudo y las economías emergentes no pasan desapercibidas. El precio del crudo favorece a algunos y para estas economías es una forma de suavizar la presión inflacionaria y la vulnerabilidad externa, aunque no parece ser del todo positivo.

Como ejemplo de esto tenemos a China (el mejor ejemplo de economía emergente), la cual actualmente presenta lo que llamaríamos una desaceleración administrada que implican una “expansión lenta aunque robusta”, hablamos de caer al 7,1% en 2015; es decir, 0,3% menos que en 2014.

Por otra parte, se espera que en el campo de las economías avanzadas Estados Unidos presente una recuperación considerable comparada con el 2014, ya que tanto EE.UU. como el Reino Unido están impulsando un saneamiento en el mercado laboral y una política económica flexible. Se espera un crecimiento del 3,2% en EE.UU. para este 2015, 0,8% más que en 2014.

La zona euro y el Japón en cambio no parecen tan beneficiados, parecen seguir afectados por la crisis financiera y se espera que por ejemplo la zona euro sólo esté 0,3% por encima del 2014; es decir, se ubique en un muy frágil 1,1%.

Todos estos datos basados en las perspectivas económicas mundiales dictadas por el banco mundial, aunque algunos siguen preocupados por los emergentes, en especial México.

México, hora de despertar

mexico

México ha llevado el título de economía emergente desde hace ya bastante tiempo contando con un perfil interesante y con muchísimo potencial. Sin embargo no ha logrado crecer de la manera que se espera ni tomar mayor participación mundial, ha quedado estancado y otros países emergentes le han arrebatado inversionistas y hasta la atención mundial.

La gran población con la que cuenta (más de 120 millones de habitantes en 2013) lo hace un mercado muy atractivo para empresas multinacionales, su ubicación geográfica es otra de las principales atracciones ya que comparte frontera con los Estados Unidos y sirve de “puente” con el resto de América. También cuenta con numerosos puertos marítimos hacia el Mar Caribe, el Océano Pacífico y el Golfo de México convirtiéndolo en un punto logístico muy llamativo.

Son muchas las causas por las cuales México no ha logrado dar el brinco esperado pero la principal ha sido la inseguridad social y la corrupción. Las cifras de delincuencia son alarmantes y a pesar de medidas tomadas por el gobierno estas cifras no disminuyen sino que siguen aumentando. Los casos de corrupción son el pan de cada día en una sociedad contaminada hasta las entrañas de este mal, muchos llegan a decir que ya es “cultura”, una de las frases más escuchadas es “el que no transa no avanza”, tal vez esta filosofía de trabajo es la causa.

Sin embargo no todo en México es malo, la economía ha crecido constantemente aunque en pequeño porcentaje pero sigue creciendo. Existen sectores como el de manufactura que han logrado atraer importantes inversiones al país gracias a la buena mano de obra que existe en el país. La industria automovilística es sin duda la más importante pero la aeroespacial ya ha tomado terreno también.

Ojalá México logre limpiar su imagen y cambiar las noticias de corrupción e inseguridad por noticias de crecimiento económico, inversiones y mayor productividad porque potencial tiene y el pueblo lo merece.